Media Maratón Ciudad de Rosario 2015

Por esta vez, no seré el fotógrafo, sino el fotogra­fiado. Porque el fin de semana participé de la Media Maratón de Rosario, 21 kilómetros cargados de emoción.

Emoción en la largada, junto a los más de 9.000 corredores.

Emoción al pasar por el túnel que nos esperaba al poco tiempo de iniciada la carrera.

Emoción al ver el sol sobre el río Paraná.

Emoción al pasar los kilómetros a buen ritmo sin sentir cansancio, pero sabiendo que todavía quedaba mucho por delante.

Emoción al sentir el viento fresco en la cara, ya en el camino de regreso.

Emoción pasados los 16 kilómetros y luchar contra el cansancio que ya se hacía notar.

Emoción al divisar el Monumento a la Bandera y sentir que falta poco, que el momento del final está cerca.

Emoción al ver el arco de llegada y, aunque ya no queden fuerzas, encontrar un resto de energía para acelerar hasta el final.

Emoción al cruzar la meta, con los brazos en alto.

Emoción en el abrazo, los besos, con mi mujer que me esperaba en la llegada, con mis compañeros del Team Madero, que llegaron antes y con los que llegaron después.

Emoción al recibir la medalla, porque yo gané la carrera. Sí, yo y otros 3620 corredores que la ganaron antes que yo, y no sé cuántos que la ganaron después.

Pero yo, ese domingo, gané la Media Maratón de Rosario.

 

 

Anuncios